Seguidores

sábado, 26 de noviembre de 2011

Los nietos del rey, con 3 y 4 años de edad, eran accionistas de la consultora de Urdangarín


Cada uno de los hijos poseía 500 títulos, el 16,6% de la propiedad de la empresa.

La Infanta Cristina Borbón no es la única de la familia cuyo nombre aparece en las empresas vinculadas al Duque de Palma. Entre las ocho mercantiles en las que Iñaki Urdangarín ha participado o figura aún, bien como consejero o como accionista, está la sociedad patrimonial Namaste 97, una SL creada el 1 de enero de 2002 y ya extinguida. Entre los accionistas estaban los dos hijos mayores de los Duques de Palma: Juan Urdangarín de Borbón y Pablo Nicolás Urdangarín de Borbón, nacidos en 1999 y 2000 respectivamente. La madre, Cristina de Borbón, tenía a su nombre 1.000 acciones de esa sociedad, que representaban el 33% del capital social, según constaba en el Boletín Oficial del Registro Mercantil.

Cada uno de los hijos poseía 500 títulos, el 16,6% de la propiedad de la empresa. Los datos se corresponden con la situación de la empresa en mayo de 2004. Por aquel entonces, Juan y Pablo Nicolás tenían 3 y 4 años, respectivamente. A punto de cumplir 4 y 5. El tercio restante de la propiedad estaba en manos de Iñaki Urdangarín y del único socio ajeno a la familia: Joan Cusco Carbó. Namaste 97 SL se dedicaba a la «consulta y asesoramiento sobre dirección y gestión empresarial». Esta empresa no figura en la relación de sociedades investigadas por el juez José Castro por el presunto desvío de fondos del Govern Balear, utilizando al Instituto Nóos como entidad sobre la que pivotó el dinero público antes de acabar como ingresos de las empresas vinculadas a Diego Torres y a Urdangarín. Sí aparece, en el epicentro del escándalo, la promotora inmobiliaria Aizoon SL, en cuyo consejo de administración se sentaba la Infanta Cristina y facturó miles de euros a la entidad Nóos, según la investigación judicial. Esta mercantil tiene por objeto social la «compraventa y arrendamiento de bienes inmuebles».

El administrador único de esa inmobiliaria es el propio Urdangarín, mientras que como apoderado figura, desde el 25 de agosto de 2009, Mario Sorribas, profesor de la Escuela de Negocios Esade e imputado por el juez por participar presuntamente en ese desvío de fondos públicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada