Seguidores

miércoles, 12 de mayo de 2010

Zapatero impone un capitalismo más duro


José Luis Rodríguez Zapatero dio un nuevo zarpazo al supuesto ideario "socialista" de su partido y anunció ayer "serios recortes adicionales" para atajar el déficit. La primera medida para alcanzar ese objetivo es la redución de las retribuciones del personal del sector público en un 5% de media en 2010 y la congelación en 2011
La Republica.es

José Luis Rodríguez Zapatero dio un nuevo zarpazo al supuesto ideario "socialista" de su partido y anunció ayer "serios recortes adicionales" para atajar el déficit. La primera medida para alcanzar ese objetivo es la redución de las retribuciones del personal del sector público en un 5% de media en 2010 y la congelación en 2011. La rebaja entrará en vigor a partir de junio y será proporcional a los ingresos por lo que afectará más a los salarios más altos. Además, los miembros del Ejecutivo, para dar ejemplo, verán recortados sus sueldos en un 15%.

A todo ello se suma la suspensión para 2011 de la revalorización de las pensiones excluyendo a las no contributivas y las pensiones mínimas. El presidente ha apuntado también la eliminación del régimen transitorio patra la jubilación parcial. Igualmente el Gobierno ha decidido eliminar la ayuda indiscrimnada del llamado cheque bebé a partir del 1 de enero de 2011. El gasto en dependencia también se ajustará, puesto que el Gobierno ha eliminado la retroactividad del reconocimiento de las prestaciones por dependencia. A cambio, el Ejecutivo se ha comprometido a establecer un plazo máximo de seis meses. De no cumplirse, sí volvería a regir la retroactividad. La ayuda al desarrollo sufrirá un tijeretazo de 600 millones de euros en 2010 y 2011, mientras que para la inversión el recorte será de 2.645 millones. Todo esto por lo que se refiere a las cuenta del Estado, que concentra la mayor parte del esfuerzo. Pero comunidades y ayuntamientos también tendrán que presentar sus planes para reducir sus gastos en 1.200 millones.

Todas estas medidas se aprobarán en el consejo de ministros del próximo viernes, que también estudiará el techo de gasto para los Presupuestos Generales de 2011.

El presidente ha reconocido que muchos ciudadanos no entenderán estas medidas pero las ha justificado afirmando que son "imprescindibles" y que procuran ser "lo más equitativas posibles" para cumplir con el compromiso de reducir el déficit a niveles más cercanos al 3% en el año 2013. Por ello, ha pedido un esfuerzo nacional para llevar a cabo esta tarea.

Más tarde, en su réplica a los distintos portavoces parlamentarios, Zapatero no ha descartado la posibilidad de poner en marcha nuevas medidas fiscales, que podrían incluir nuevas subidas de impuestos, para contribuir a la reducción del déficit. El Gobierno, según ha señalado, hablará con todos los partidos sobre esta alternativa, aunque es consciente de que "será más fácil con unos que con otros".

Zapatero ha acudido a la Cámara Baja tras la reunión del Eurogrupo para exponer cuestiones como el plan de rescate de Grecia y la situación de los mercados financieros. Con estos ajustes, el Gobierno pretende enviar un mensaje de confianza a Bruselas sobre la capacidad del país para reconducir sus cuentas públicas y situar así el déficit en un nivel más cercano al 3% en el año 2013, tal y como le exige la Comisión Europea.

De hecho, cuando la CE evaluó el programa de estabilidad español el pasado mes de marzo, el Ejecutivo comunitario tachó de excesivamente optimista el escenario económico y pidió a España más concreción en las medidas que pensaba tomar para recortar el déficit público, sobre todo en 2011 y 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada