Seguidores

domingo, 17 de marzo de 2013

Larga Marcha hacia la democracia local.


Podríamos calificar, el trabajo del movimiento republicano en La Isla, como Larga Marcha hacia la democracia local.


Enrique Paniaguahttp://islarepublicana.hol.es

Si bien existe un pequeño puñado de hombres y mujeres capaces de analizar que el sistema político reinante no sirve para resolver los problemas y las necesidades de la mayoría trabajadora y que por lo tanto, es un sistema fracasado, existe aún una enorme mayoría de la población que ha crecido a la sombra de los cuarteles, arengada por sables y curas castrenses, que se viste de domingo para la misa dominical y que durante los llamados años democráticos han seguido considerando al alcalde como alguien al que besarle el anillo, aguantando y jaleando a alcaldes-caciques y sin coraje para quitar al cacique y votar a un alcalde.

Dos o tres lobbys de poder, los comerciantes y señoritos del centro histórico, las cofradías semana santeras que han estado y están alimentando de concejales a los dos empoltronados partidos que se perpetúan en el poder local, gracias a una buena clientela de enchufados y mantenidos y arropados por un permanente discurso chovinista de patria chica y orgullo isleño y de un populismo chabacano. Es la teta que alimenta a este pueblo desde los tiempos del fusilamiento de Cayetano Roldán.

Por la Isla no pasó la guerra, en La Isla, la guerra solo fue un paseo militar-falangista de sangre y miedo. Por la Isla no pasó la transición ni ha habido un periodo de adaptación a la cultura democrática, de una industrialización aceptable se ha pasado por las llamadas “reconversiones” que solo han consistido en desmantelamientos, el comercio tradicional que pensaba que vivirían por siempre del chusco de los cuarteles no ha sabido adaptarse y modernizarse y a los beatos y aprovechados que han gobernado el consistorio les ha preocupado más pasear el bastón de mando por la calle Real y los altares que en prever planes de futuro y desarrollo, les ha interesado más domesticar al movimiento vecinal que elaborar un modelo de ciudad.

La Isla no ha echado a andar hacia la meta de la democracia local, sigue anclada en lo cultural, en lo social y en lo económico en los días del chusco, en La Isla está todo por hacer, es lo único que tiene de bueno, que tiene todo el camino por hacer; Empecemos a caminar.

Cada día está más clara la necesidad de un proceso constituyente hacia el estado republicano, hacia un modelo que de respuesta a las necesidades de ciudadanos y ciudadanas, donde los protagonistas y los autores de las políticas sean las gentes del pueblo, donde el pueblo decida el modelo de ciudad que quiere, la economía que quiere, la cultura y la educación que quiere, la sanidad que quiere y que no decidan por nosotros los cacique y los apoderados de bancos y multinacionales.

Pero esa Larga Marcha pasa necesariamente por la desmitificación y la denuncia de una monarquía parasita impuesta por la dictadura franquista y que ha día de hoy está blindada por la constitución, está blindada por los poderes fácticos y por los medios de comunicación oficiales, que la edulcoran y enmascaran como símbolo de “la unidad patria”.

Esa Larga Marcha pasa por la quita del inmenso poder de los curas y capillitas, meapilas que gobiernan desde el consistorio, hasta conseguir un ayuntamiento laico y democrático donde la participación ciudadana, la transparencia y la toma de decisiones sean una realidad en las sesiones plenarias.

La Larga Marcha que necesita emprender nuestra ciudad pasa por perder el miedo a las sombras franquistas, por recuperar la memoria democrática, por la retirada inmediata de la simbología del terror fascista, por la restauración de la Verdad, la Justicia y la Reparación de las victimas. La Isla no puede seguir siendo un santuario de honores y glorificaciones a los que se pasearon por nuestras calles en un desfile sangriento.

Largo el camino, largo y difícil, pero precisamente por eso, porque nada nos vendrá regalado, empecemos a caminar y ni un paso atrás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada