Seguidores

domingo, 11 de octubre de 2009

Zapaterus interruptus


Antonio Romero
(http://larepublica.es/firmas/blogs/index.php/antonioromero/)

Zapatero, después de retirar las tropas de Irak, las envía a Afganistán para apoyar a un régimen corrupto, criminal y narcotraficante que discrimina ignominiosamente a la mujer y que hace trampas en las elecciones que le han obligado a celebrar.
Vende armas al Estado genocida de Israel y traiciona la causa del pueblo saharaui apoyando la autonomía ofrecida por Marruecos.

Lanza a bombo y platillo la ley de la Memoria Histórica para que las familias recuperen a sus muertos de la Guerra Civil, abandonados en las cunetas o arrojados a los pozos, pero al poco tiempo se achanta ante el vocerío de lo peor de la caverna franquista y deja la cosa al albur de la caprichosa decisión de los jueces y de los ayuntamientos y facilita que Baltazar Garzón, hoy, esté siendo procesado por el Tribunal Supremo, lo que supone un auténtico escándalo.

Se le llena la boca proclamando que por fin España será un estado aconfesional y laico pero poco después cubre de oro a la Iglesia Católica, acogotado por la verborrea violenta de los obispos más retrógrados del Planeta (como dice mi amigo Paco Galván), quienes, además, muerden la mano que les da comer acusando al Gobierno de cristofobia, de destruir la familia tradicional, de asesinos de no natos, de adoctrinamiento social. Nunca la Iglesia vivió mejor que con Zapatero de cuyo gobierno recibe cerca de 6.000 millones de euros anuales.

Se autoproclama antinuclear y prolonga la vida de la vieja central de Garoña, cediendo a las presiones intolerables de las multinacionales energéticas; se manifiesta favorable al I+D+I pero a las primeras de cambio recorta los fondos para la investigación y las energías renovables.

Se dice gobernante de izquierdas, pero después rebaja la fiscalidad a los banqueros y a los altos ejecutivos, esos que con su avaricia ha provocado la crisis. Además crea un fondo de salvamento bancario, pero le tiembla el pulso a la hora de dar ayudas a los parados. Duda sobre las medidas a adoptar en la crisis; impone una subida generalizada e indiscriminada de impuestos, en lugar de mantener una postura firme de defensa de las rentas de los más débiles y de subida de impuestos a los más ricos y del IVA de los productos de lujo.

Prometió retirar el decretazo si accedía al Gobierno y ha incumplido la palabra dada a los trabajadores del campo de Andalucía y de Extremadura. Permite además que un grupo de grandes empresarios agrarios se quede con el 80% de las subvenciones de la Unión Europea mientras las explotaciones familiares están en la ruina.

Para colmo, en el plano institucional, apoya la elección del derechista Durao Barroso como presidente de la Comisión Europea, a pesar de que este individuo fue el anfitrión de la Reunión de las Azores (es curioso que es el único al que nadie menciona cuando se habla de responsables de la guerra de Irak); nombra a un meapilas, Carlos Dívar, como presidente del Tribunal Constitucional (que se la juega al propio Zapatero a las primeras de cambio en el debate de la ley del aborto en el Consejo General del Poder Judicial); y a un siervo de B16, Paco Vázquez, como embajador en el Vaticano.

El ingenio popular ha traducido al siguiente chiste el comportamiento del presidente del Gobierno: Zapatero se encuentra con Jaimito y le dice “Jaimito ¿tú eres el de los cuentos?” y Jaimito le responde “No, yo soy el de los chistes, el de los cuentos eres tú”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada